EDITORIAL

Carlos Martín, Psicólogo

"La ficción hecha realidad"

En los últimos días hemos sufrido un acontecimiento único que solo habíamos vivido a través de películas y literatura de ficción que versaban sobre temas apocalípticos, pandémicos y  plagas zombies.

No podíamos imaginar que ficción y realidad estuvieran tan cercanos.

En estos tiempos para no pensar demasiado, lo hacía yo sobre la plasticidad y adaptabilidad de las nuevas generaciones a las características del entorno.

Mi hijo de cuatro años describe el coronavirus como unos bichitos que te impiden bajar a la calle y lo hace con una normalidad asombrosa, ajeno a toda preocupación.

Pienso que nuestra misión como adultos es  rescatar “la vida es bella” de Roberto Benigni y conseguir el Oscar a la mejor interpretación en la vida real consiguiendo  que los más pequeños pasen por esta situación impermeables a cualquier preocupación. Para ello, es importante hablar con ellos sin tabús evitando alarmas innecesarias y cuidando nuestros gestos y expersiones.

Son tiempos para meditar, para responsabilizarnos sobre el mundo que queremos vivir, para pasar tiempo en familia y tratar de ralentizar las prisas cotidianas. 

Afortunadamente vivimos en una era digital que nos permite tener a nuestro alcance muchas opciones de entretenimiento y también de trabajo educativo para que nuestros hijos e hijas no vean impedido su avance en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Un gran avance que se ha implantado de forma normalizada es el trabajo telemático y la enseñanza online que llevan a cabo nuestro alumnado. Ser un centro educativo digital parecía ser una cuestión de futuro y la realidad está demostrando que lo somos en el momento presente.

Aún contando con los recursos online que dispone nuestro centro, conviene conservar la cordura, el positivismo y el buen humor para abordar todos estos aspectos emocionales y de aprendizaje de forma optimista y responsable.

Sabemos que este virus será pasajero y dentro de un tiempo conviviremos con él como un virus más.

No obstante, es importante seguir una serie de indicaciones para poder lograr este propósito con responsabilidad y optimismo. Entre ellas: 

Evitar la sobre-información que puede incrementar el nivel de indefensión y ansiedad en los más pequeños.

Limitar el uso de pantallas y buscar actividades manuales y de actividad física que podamos realizar en familia. 

 

Es vital planificar una rutina diaria. Por ejemplo, por la mañana se puede realizar una serie de actividades de carácter intelectual, asistir a las clases virtuales y realizar los deberes en casa para luego por la tarde realizar actividades de carácter lúdico con la familia y pasar un buen momento de cine en el hogar. 

También es importante intercalar en la rutina una serie de actividades físicas que eviten la apatía y la desidia.

Desde estas líneas quería trasladaros mucho ánimo y un pensamiento positivo indestructible que nos haga mantener un estado anímico positivamente estable y fortalecer valores como la responsabilidad cívica que tenemos como ciudadanos de un mundo que aún con importantes amenazas, es maravilloso.

Es un derecho y una obligación trazar el mundo en el que queremos vivir. 

2020

Edita: 

La Devesa School / Camino de los Depósitos, 16 / Carlet / Valencia / Tel: 96 253 09 63

Diseño gráfico y maquetación: Área de Marketing y Comunicación externa

Responsable de redacción: La Devesa School

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco