CLUB ALUMNI

 

ALGO NATURAL

De alumnos a papás

Ana Nogués Escribà y Francisco Agüir Celeiro Sanz

Cuando tienes la suerte de poder elegir, elegir un buen colegio para tu hijo no debe de ser fácil, y digo debe porque para nosotros fue muy fácil. De hecho, creo que tampoco se le puede llamar decisión, porque los dos lo teníamos claro. Muchas  veces  tenemos  que  tomar  decisiones  basándonos  en  descripciones  o características  anunciadas  con  fines  publicitarios,  otras  basándonos  en  opiniones  de terceros  totalmente  desconocidos  o  en  opiniones  de  amigos,  compañeros  de  trabajo  o familiares, pero cuando la experiencia viene de nosotros mismos la elección está clara.Y  es  una  gran  suerte  el  haberlo  vivido  por  nosotros  mismos  porque  es  una  decisión muy  importante  y  que  marcará  en  gran  manera  el  futuro  de  nuestro  hijo  como  lo  hizo  con nosotros.Recuerdo  cuando  fuimos a  ver  el  colegio  hace  ahora  casi  un  año,  esperábamos  el momento con ilusión, habíamos ido como niños y ahora volvíamos como padres a llevar a nuestro  hijo. 

Afortunadamente  la  visita  estuvo  al  nivel  de  nuestra  ilusión.  Muchas  aulas nuevas  y  actualizadas  y  otras  como  estaban  cuando  éramos  niños.  Todavía  tengo recuerdos de niño, de estar jugando en el patio de la entrada, son breves, solo un instante, como  un  flash  y  los  puedo  contar  con  los  dedos  de  una  mano  pero  ahí  están.  Recuerdo cuando terminó la visita con Silvia, como pensé en cómo nos gustan las cosas de siempre, como una panadería de toda la vida, un edificio señorial del siglo pasado... pero al mismo tiempo nos gustan las cosas nuevas y las novedades y me pregunté ¿cuál es la clave para combinar ambas?,bien, la clave creo es que cuando las cosas están bien diseñadas y bien hechas durarán por mucho tiempo y las que no, simplemente hay que mejorarlas.En 1975 se inauguró “la guardería”, construida como una original serie de amplios pasillos abiertos, escalonados en torno a un gran patio central, que daban paso a las aulas.

La  caja  de  ahorros  de  Carlet,  que  desde  su  creación  estuvo  comprometida  con  la educación,  creó  de  la  nada  este  colegio  con  parte  de  los  intereses  de  los  ahorros  y  los préstamos  de  los  habitantes  de  Carlet  y  buena  parte  de  la  Ribera,  sin  duda  fue  una fantástica  idea.  Y  no  menos  fantástica ha  sido  la  entrada del  grupo  sorolla,  que  ha  sabido mantener la familiaridad y proximidad de un colegio de pueblo y al mismo tiempo alcanzar un excelentenivel educativo. Además de ampliar y actualizar sus instalaciones.Muchas  mañanas  cuando  entramos  al  colegio  le  decimos  a  Pau  que  tiene  mucha suerte  de  ir  a  un  colegio  con  tanto  sitio  para  jugar  y  con  unos  árboles  tan  altos,  y  le contamos  que  su  mamá  y  supapá  también  venían  aquí  cuando eran  pequeñitos  como él. Recordamos con emoción el volver a ver a Clemente, Josevi, Silvia, Manu, Coque... sin olvidarnos de los que se han ido: Toni, Eva, Mari Ferrando... Todos tenemos unos pocos profesores que por algún motivo u otro nos han marcado, tal vez en el momento en el que dábamos  clase  no  éramos  conscientes  de  ello,  es  algo  de  lo  que  te  das  cuenta  años después.  Nos  alegra  mucho  ver  que  muchos  de  ellos  siguen  en  el  cole  y  esperamos  que continúen para que le den clasea nuestros hijos igual que a nosotros. Porque ¿qué mejor referencia que la de uno mismo?

2020

Edita: 

La Devesa School / Camino de los Depósitos, 16 / Carlet / Valencia / Tel: 96 253 09 63

Diseño gráfico y maquetación: Área de Marketing y Comunicación externa

Responsable de redacción: La Devesa School

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco